EXPLICACIÓN DETALLADA
DE ALGUNOS TÉRMINOS



Litiasis urinaria (cálculos)

¿En qué consiste esta enfermedad?

Es una enfermedad causada por la formación de cálculos o piedras en cualquier zona del aparato urinario. Los cálculos se forman a partir de la precipitación de sustancias microscópicas que se encuentran normalmente en la orina, las cuales sedimentan hasta conformar verdaderas piedras. Pueden permanecer en el riñón, bajar hacia el uréter o incluso hasta la vejiga.


¿Por qué se producen los cálculos?

Algunos factores que predisponen la formación de cálculos son: la poca ingesta de líquidos y largos períodos de deshidratación, ciertas enfermedades metabólicas, y la presencia de infección urinaria que, si bien es un factor para la formación de cálculos, también puede ser consecuencia de éste.


¿Cuáles son los síntomas?

Los principales son:

  • Intenso dolor lumbar (cólico nefrítico).
  • Mayor frecuencia de orinar y/o ardor.
  • Orina sanguinolenta.
  • Náuseas, vómitos, etc.

Pero, si el cálculo se encuentra en el riñón y en una zona que no cause obstrucción, puede pasar inadvertido.


¿Cómo se hace el diagnóstico?

El examen de orina, radiografía simple de aparato urinario, la urografía y/o tomografía ayudan a determinar la presencia de cálculos, su ubicación, forma, tamaño y posibilidades de expulsión.


¿Qué medidas preventivas se pueden tomar?

Modificaciones prolongadas en los hábitos de vida disminuyen el riesgo de padecer esta enfermedad:

  • Ingesta diaria mínima 10 vasos de agua.
  • Restricción de oxalatos (nueces, chocolates, té, tomate, espinaca), sodio y proteínas animales.
  • Mayor consumo de frutas y vegetales.
  • Evitar la ingesta indiscriminada de calcio (debe ser supervisada por un médico).


Litotricia Extracorpórea

La Litotricia Extracorpórea es un tratamiento moderno, altamente sofisticado y eficiente que permite a las personas con Litiasis Urinaria, recuperar su salud en poco tiempo y retomar sus actividades cotidianas, pues no requiere hospitalización.


¿En qué consiste este tratamiento?

El paciente se recuesta en una camilla. Utilizando un equipo Litotriptor de alta tecnología, se emiten ondas de choque hacia el cálculo, previo enfoque por un sistema computarizado. Estas ondas de choque atraviesan las partes blandas del cuerpo sin dañarlo, llegan al cálculo y lo fragmentan y desintegran totalmente. Es así que el cálculo se convierte progresivamente en arenilla y luego se va eliminando naturalmente al ser expulsado con la orina.

En ocasiones es necesaria la colocación de un cateter tipo pigtail por la vía urinaria, con la finalidad de facilitar la expulsión de fragmentos. En esos casos se aplica anestesia.


¿Qué ventajas representa?

  • Es un tratamiento ambulatorio (no requiere hospitalización).
  • Le permite continuar con su vida normal desde el día siguiente.
  • Está cubierto por la mayoría de seguros privados.
  • No es doloroso.

¿Qué debo hacer luego del tratamiento?

Para la eficiencia del tratamiento es necesario que el paciente siga todas las indicaciones del Urólogo y asista a las consultas de control, hasta que esté dado de alta del tratamiento.


¿Hay contraindicaciones para efectuar este tratamiento?

  • Es condición fundamental una adecuada función renal y la permeabilidad de la vía urinaria (que permita la expulsión de la arenilla).
  • No se recomienda a mujeres en período de gestación.


Litotricia Endoscópica

Es un procedimiento en el que, bajo anestesia general, se introducen Ureteroscopios muy finos por la uretra, hasta llegar al cálculo y bajo visión directa se aplican diversos tipos de energía, bien sea: Ultrasónica, Electohidráulica, Neumática o Láser, hasta desintegrar el cálculo. Ya desintegrado, el cálculo se elimina igualmente con la orina (como arenilla).



Litotricia Percutánea

Es también bajo anestesia general. Consiste en introducir por la pared lumbar un Nefroscopio que, atravesando los músculos y el riñón, llega a la cavidad renal en busca del cálculo, aplicándole las mismas formas de energía usadas en la litotricia endoscópica.



Tumores en el Aparato Urinario

La Urología se ocupa (entre otros aspectos) del diagnóstico y tratamiento de los tumores del riñón, uréter, vejiga y uretra en pacientes de ambos sexos y de toda edad; así como de los tumores de la próstata, del pene y del testículo del varón. Los tumores en cualquier ubicación pueden ser benignos o malignos, habiéndose incrementado en número los malignos.

Síntomas de presencia de tumores:


  • Los tumores que se ubican en el urotelio, es decir la membrana que tapiza internamente las cavidades del riñón, uréter, vejiga y uretra, suelen dar precozmente un sangrado con la orina lo que generalmente los pone en evidencia.
  • Los que se originan en la profundidad de la víscera (riñón, próstata, testículo), se descubren por aumento de volumen, dando tardíamente sangrado urinario.
  • Es importante tener presente que un sangrado urinario silencioso, es decir sin acompañarse de dolor o molestias al orinar, debe considerarse como causado por un tumor mientras no se demuestre lo contrario.

Con los avances actuales es posible detectar con más frecuencia los tumores urogenitales en estadíos más tempranos de su desarrollo, lo cual puede permitir tratamientos curativos. En términos generales, la gran mayoría de tumores detectados en su fase temprana es factible (mediante cirugía radical o radioterapia) ofrecerles curación de la enfermedad.

Cuando están mas avanzados o tienen ya metástasis (se extienden hacia otras partes del cuerpo), el tratamiento oncológico mediante quimio o radioterapia, puede detener temporalmente el avance del tumor, alivia las molestias, a veces muy penosas, prolongando la supervivencia.



Tumores en Próstata

Con la evaluación anual de todo varón a partir de los 45 años, es posible detectar un tumor maligno en etapa temprana y, efectuándole una extirpación radical de la próstata, curar la enfermedad.

Ello no ocurre si el varón no se evalúa rigurosamente cada año y el tumor es descubierto por las molestias que ocasiona, en una etapa más avanzada, lo que obliga generalmente a un tratamiento sólo paliativo y a un muy alto costo, es decir la castración química o quirúrgica, con todas las consecuencias que conlleva.



Tumores en Vejiga

Los tumores superficiales, no infiltrantes de la vejiga, se resuelven mediante extirpación endoscópica y conducta posterior en relación a los hallazgos histológicos. Los tumores recidivantes o infiltrantes obligan a extirpación total del órgano con creación de una nueva vejiga con segmentos de intestino.



Tumores en el Pene

Los tumores de pene suelen presentarse en personas que descuidan descubrir el glande para su higiene o que presentan una fimosis (anillo externo del prepucio muy estrecho que no permite la exteriorización del glande) que lo mantiene oculto. Estos tumores que obligan a la extirpación parcial o total del pene como tratamiento no siempre curativo, complementado con quimio o radioterapia.


Tumores en Testículos

Los tumores del testículo suelen aparecer generalmente a edad temprana, como un nódulo de mayor consistencia e indoloro. Con o sin marcadores tumorales positivos, debe procederse sin pérdida de tiempo a la exploración quirúrgica y biopsia por congelación, que en minutos nos confirma o descarta la naturaleza maligna de la tumoración, procediéndose a la extirpación radical en caso de ser positiva.

El estudio histológico y el estadío del tumor decidirán la terapia complementaria a seguir, siendo los Seminomas puros, los tumores de testículo menos agresivos, en gran porcentaje curables.